Dejamos el ejercicio de lado para tener algo de sexo duro y pasional. Una locura

31 min

Aun recuerdo su cara llena de semen luego de una mamada final, y se me pone la pija súper dura y cabezona. La idea era ayudarla con sus ejercicios matutinos, pero la verdad que su cuerpo perfecto y contorneado me puso algo loquito por lo cual comencé a buscar otras cosas. Fue de esa manera en que dejamos los ejercicios de lado para garchar como animales si control. En lo personal me encantó darle en cuatro patas delante del espejo, allí mismo podía ver como sus tetas se movían para todos lados. Pero el mejor recuerdo que me quedará, será ese momento exacto en donde su cara quedo completamente cubierta de semen. 

Compartir Twittear