Le di placer a un gallego. Le chupé el culo y todo. Soy una argenta muy zorra.

60 min

Si… soy una argenta muy pero muy puta. Y que se la va a hacer. Así soy y nada me cambiará. Pero te cuento bien para que se entienda. Conocí en una estación de trenes a una gallego hermoso. El se acercó a hablar y claramente tenía ganas de hacer guarradas conmigo. Por eso mismo le seguí el juego hasta que nos fuimos a su departamento. Allí mismo no solo que me arrodillé para chuparle la pija, sino que lo di vuelta y le clavé una caliente mamada de orto. De seguro él no imaginaba que yo le daría un beso negro, pero se llevó una sorpresa alucinante. 

Compartir Twittear