Mi prima perdió una apuesta y le dejé el orto abierto. Que buen ojete que tiene la conchuda.

12 min

Desde que mi prima pasó su mayoría de edad, no dejo de fantasear con su culo hermoso. Es bien grande, redondo, parado, es un verdadero sueño. Siempre le hacía bromas con que algún día le haría la cola y ella se reía. Pero un día en una discusión un tanto amena, hicimos una apuesta la cual perdió. Y claro… si yo ganaba le haría la cola. Fue por eso que al fin y al cabo la senté sobre una silla y le metí pijas por atrás como nunca en mi vida hubiera imaginado. No tienes una idea lo bien que sentía mi poronga ahí adentro. Una locura!

Compartir Twittear